miércoles, 16 de julio de 2014

Objetivo: inglés Día 0 ¡A ponerse las pilas!

Pues os comento: ayer sufrí una "prueba de nivel" de inglés, como parte de un proceso de selección. Parece que el mito de que se puede conseguir aún hoy en día una plaza de laboral INDEFINIDO (de repente, al leer esta palabra, oímos un coro celestial, un poco harapiento, pero celestial), encima en un laboratorio con cierto prestigio, es algo más que una preciosa leyenda de época de nuestros abuelos. Ya veremos.

La cuestión es que, comentando la jugada en el cafelito post-prueba con los compañeros, han salido en la conversación unos cuantos puntos interesantes que me han hecho decidirme a dar este paso.
Así que hoy saco a la luz por fin el primer artículo, introductorio, de una serie de ellos que voy a escribir. Será casi un monográfico, si sale todo como tengo intención. Es hora de ponerme las pilas ahora que puedo.

¿De qué va el tema? Pues de los malditos-benditos idiomas, centrándonos en el que más años llevamos estudiando la mayoría de nosotros, y uno de los idiomas más hablados del mundo: el inglés.

Puesta en situación, alguna "colleja cariñosa" de sentido común, unos cuantos recursos útiles, motivación...

¡¡vamos allá!!





Parece una perogrullada, pero...


¿Cuánta gente con más o menos tu formación, cuántos amigos del barrio, cuántas personas de tu alrededor pasarían una entrevista en inglés? De hecho, si en gente con más o menos tu formación hay muchas personas que pasarían la entrevista, no quiero meterte presión pero tienes que ponerte las pilas YA.

No te digo leerlo, que ya se presupone, ni siquiera entenderlo al escucharlo, sino poder interactuar con fluidez y mantener una conversación normal.

Presupongo que poca, ¿verdad? Es una de nuestras lacras.

Pues... ¿qué mejor forma de mejorar tu currículum (que, al fin y al cabo, es un resumen de tu propia vida, de tus decisiones y de tus logros) que ponernos de una vez por todas con el inglés, el punto flaco de la mayoría de los españoles en edad de trabajar?

Pero estamos hablando de mejorarlo en serio, que tú mismo lo notes día a día, de la forma que mejor se adapte a ti y siempre y cuando dé resultado.
Hay gente que hace cursos (y de pago) durante años y no sabría pedir un bolígrafo al compañero de al lado; sin embargo mejoran una barbaridad viendo películas anglófonas en versión original. ¡Qué recurso tan barato pero tan poco valorado! Y es clave para hacer oído en otra lengua, además de aprender nuevas palabras y expresiones.

Tienes que encontrar el recurso que mejor te va, entre los cientos de formas que tienes de ir mejorando, poquito a poquito, como un juego o estudiando, o dando el gran salto, tus destrezas en idiomas. Y de eso y de otras muchas cosas irán los próximos artículos.

Objetivo inglés. empieza a aprender inglés de verdad, en buscandomelashabichuelas.blogspot.com.es
¡Hasta el meme sobre un póster más famoso del mundo nos da ánimos!

Ha llegado la hora de entrar en acción.

Cuantos más años dejes pasar, no solo más inglés olvidarás, sino también más te costará recuperar el nivel y mejorarlo.

El cerebro es vago, como el resto del cuerpo: si no le obligas a entrenar a menudo (estudiar, aprender nuevas cosas, tener curiosidad e interés), se apoltrona, y cada vez te costará más moverlo.


¿Nos embarcamos juntos en el proyecto "Objetivo: inglés"?



P.D.: Y ahora mismo me pienso ver un par de capítulos de la serie "Once upon a time" (Érase una vez, en español) en versión original. Que mis ideas son, ante todo, aprendizajes personales que yo misma me aplico.



¡Y mañana, más!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada