sábado, 11 de enero de 2014

Todo tiene un principio

Bueno, aquí estamos.
Lanzando un nuevo blog al inabarcable océano de Internet. Un frágil cascarón, como una cáscara de nuez, comienza su singladura.

Pero dejémonos de palabrería rimbombante, a lo que vamos: de repente nos quedamos desempleados, leemos que hay que moverse, buscar y hacer cursos, inscribirse y actualizar redes sociales sin parar, apuntarse a TODO, revisar mil cosas cada 2x3, y más, y más... ¡¡pero esto es una locura!!
Así que, tras 3 mesecitos de desequilibrio mental in crescendo, he decidido compartir mi enajenación mental transitoria. Confío en que alguna cosa os será de utilidad.
Y, de paso, dejo un registro de cosas interesantes que poder consultar yo misma (sí, a veces se me olvidan cosas. A veces cosas importantes. Pero solo a veces. ¿Qué estaba diciendo? Ah, sí).

Mucho ánimo, y mucha suerte para todos.
¡Lo conseguiremos! Que sí, ¿no veis mi mirada serena y llena de cordura?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada